Now you know Mr. Donald Trump
293
post-template-default,single,single-post,postid-293,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_updown,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Now you know Mr. Donald Trump

Now you know Mr. Donald Trump

El que es chile, donde quiera pica.

El chile es uno de los alimentos que identifica a México a nivel internacional. Alimento que es producto representativo de las fibras culturales de un mexicano. Todo el conocimiento ancestral de la agricultura, la conexión espiritual con la naturaleza y la riqueza culinaria mediante innovación y combinación de técnicas, alimentos y procesos ha añadido al chile como fruto medular de la actividad culinaria en México, que no sólo enriquece la dieta sino que también la hace apetitosa.

El mexicano ha generado una resistencia y sorprendente gusto hacia múltiples variaciones de esta baya, pero eso fue logrado gracias a la dedicación y constante estudio de las propiedades de estos frutos. Proceso que el señor Trump al parecer no tomó en cuenta antes de criticar al pueblo mexicano y que ha conocido mediante fases experimentales, lo que ha agregado a su lengua grandes cantidades de capsaicina, haciéndolo víctima de una sensación de incendio que simplemente no puede sofocar.

Una baya que hace llorar

Se tiene referencia que los antiguos mexicanos utilizaron el chile como arma química. Se encendía una hoguera y se arrojaba chile seco. Los humos producidos durante la quemazón asfixiaban a los enemigos haciéndolos toser y llorar. Al parecer cualquiera sabe que para comer chile hay que ser mesurado y aun así esto no asegura salir ileso del experimento. Sin duda se puede suponer la reacción al querer terminar con uno de estos ejemplares de sólo un mordisco. Lo mismo sucede cuando crees poder atacar al pueblo mexicano sin que éste te amarre la lengua en un asfixiante humo de quemazón, has reaccionado mediante la segregación de saliva que sólo causa repulsión y es por ello que existen razones por las que simplemente no debes hacer enojar a un mexicano.

  1. Sabemos vivir bajo un estado de revolución.
  2. Difícilmente nos mantenemos en calma.
  3. Somos exageradamente creativos para ridiculizar.
  4. Estamos en todas partes.
  5. No piques la cresta de un gallo de pelea.

Si así pica cuando entra, ya se imaginará cuando sale

Donald Trump

Al parecer es usted muy congruente…

  1. ¿Sólo algunos?
  2. Claramente le han cuestionado sobre su cordura o la existencia de esta.
  3. Nada más «tantito» y en las noches.
  4. De esa segregación de saliva que comentábamos.
  5. ¿Qué son 80 millones de dólares y contando, cierto?
  6. Ay ay ay, canta y no llores.
  7. Hasta la basura se separa.
  8. ¿Y si lo intentaras más seguido?
  9. No se referirá a sus cambios de peluquín.
  10. Así como que por ninguna razón no nos es muy claro.
  11. ¿Será?
  12. Lo bueno es que sigue saludable.

So now you know Mr. Donald Trump,

Which is the chile that burns the worst.

#DreamThink

Think Marketing y Publicidad

No Comments

Post A Comment